El conflicto, ¿una oportunidad?

El conflicto es consustancial al ser humano

La vida de las personas está llena de enfrentamientos de todo tipo y de diferentes magnitudes. Existe en la mente de las personas una connotación negativa hacia el conflicto. Sin embargo, en esencia, el conflicto no es ni bueno ni malo. El sentido que se da a un conflicto tiene que ver con el resultado, y sobre todo tiene que ver con las herramientas que desarrollamos para enfrentarnos a él e intentamos darle solución. Y es que cuando resolvemos de manera positiva un conflicto nos fortalecemos interiormente, e incluso puede ayudar a fortalecer la relación con la otra parte.

 

Conflicto

¿Tenemos un patrón a la hora de enfrentarnos a los conflictos?

La respuesta es afirmativa. Todas las personas tenemos una base que nos predispone en nuestra manera de actuar en las disputas. El ejemplo de nuestro entorno a la hora de reaccionar ante los problemas , y sobre todo el ejemplo de nuestros padres, influye en gran medida en nuestro modus operandi ante las disputas. También lo hacen los mensajes relativos a las situaciones de pugna que recibimos durante nuestra infancia. No podemos olvidar la influencia que ejercen la televisión y el resto de medios de comunicación con los ejemplos de conflictos y de maneras de actuar ante ellos que nos muestran. Y por último, nuestra predisposición ante los conflictos tiene que ver con nuestra propia experiencia de éstos.

Conflicto-entre-dos

 Nuestra base no lo es todo

El conflicto es complejo, nos atrapa y destapa con él sentimientos, emociones y miedos. Pero también es una oportunidad para aprender de nuestros errores, para adquirir nuevas estrategias y mejores herramientas con las que afrontarlos. Si cambiamos nuestra forma de mirar el conflicto, cambiará nuestra manera de actuar, así como los resultados obtenidos. Y es que el conflicto puede ser algo positivo si lleva a un acuerdo, a un aprendizaje, a un fortalecimiento de la persona o a una relación más beneficiosa o adecuada con la otra parte.

Puede que también te interese...

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *