El derecho se va de rebajas

 Derecho y rebajas

Llega el final de enero y con él, se van marchando las rebajas. O al menos el bullicio de los primeros días. Hablamos de rebajas, no de promociones, no de saldos, no de liquidaciones. Las rebajas son rebajas y se tiene que respirar aire rebajeño en el ambiente –no lo digo yo, lo dice la ley (art. 18.2)-. Es mas, haced la prueba: acercaos al Corte Inglés en periodo de rebajas y buscad un solo cartel que diga ‘oferta’, ‘liquidación’ o ‘promoción’. Mientras los incrédulos se dirigen al Corte Inglés, el resto podéis leer algunos de los consejos mas relevantes sobre este periodo que nuestra maravillosa ley 7/1996, de 15 de enero nos ofrece –si, una ley que fue sacada en rebajas-.

Derecho y rebajas

Si lo dice el panfleto..

Si un simpático comercial te reparte un díptico con una oferta increíble, consérvalo. Lo que el papel diga, irá a misa. Ese ‘panfleto’ pasará a ser un contrato vinculante con la empresa vendedora.

 

Rebajas pero, ¿comparad con qué?

Claro, y es que estamos rodeados de listos. Si no aparece el precio original o, al menos no se hace referencia al porcentaje de reducción, te están engañando. Existe la creencia de que el producto que hay en las rebajas no es de temporada. Pues esa creencia es cierta, pues no es obligatorio que haya estado a disposición del publico de forma reciente, sino que basta con haber estado a la venta en algún momento. Por si fuera poco, para hablar de rebajas debe de haber ambiente de descuento, esto es, que el comerciante anuncie expresamente el periodo de rebajas.

Si no te convence, desiste.

Ahora mas que nunca las compras online están a la orden del día. Su rapidez, comodidad y sencillez se contraponen a la desconfianza que, por lo general, suelen sembrar. Y precisamente en confiar consiste el derecho de desistimiento. En compras online, si una vez que tengas en posesión tu nueva adquisición no te convence, tienes todo el derecho del mundo a devolverlo. Aunque nadie lo hace, se aconseja siempre hacer captura de pantalla de cada oferta que se vaya a consumir y del producto.

Derecho y rebajas en Internet

 Que no te vendan gato por liebre

Y es que los productos defectuosos no son rebajas, sino saldos (art. 26.2). Los productos rebajados deben ser de la misma calidad que cuando no estaban en rebajas, por lo que si pretenden venderte un gato con una tara como si fuera una liebre, te estarán vendiendo y engañando.

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *