¿Cuándo necesito un mediador?

Quizás, el título con el que se introduce esta publicación no sea el más acorde a mis intenciones, que no son otras que expresar ‘qué puede hacer un mediador por mí’. Los mediadores, así como los abogados, son aquellos a quienes se aboca –advocatus- , invoca o, simplemente a quienes se pide auxilio. En las siguientes líneas trataré de exponer en qué situación es conveniente acudir a un mediador, aquel profesional neutral que tratará de que lleguéis a una situación win-win vosotros solos.

cuando necesito un mediador casos

Los conflictos familiares

Los conflictos familiares deben de considerare como sensibles. Un falso paso en una disputa puede suponer la pérdida de la relación con un familiar de por vida.  Problemas hereditarios y de ruptura en las relaciones conyugales son los mas frecuentes. El orgullo y el deseo de causar un mal al otro son elementos habituales en estos conflictos. Lo que no saben las partes implicadas en el proceso es que existe una forma de vivir en paz y llegar a un acuerdo tras someterse a la Mediación.
La mediación, lejos de crear perdedores y ganadores, crea personas. Piense en lo que quiere obtener tras un procedimiento de divorcio, o en una herencia, y consígalo a través de la mediación familiar. Seguramente lo que tenga que ofrecer a cambio no suponga una gran pérdida para usted.

Los conflictos laborales

Afortunadamente, la gran crisis económica por la que ha atravesado el país comienza a remitir. Y con ella, los conflictos laborales. No obstante, estos conflictos están condenados a perpetuarse en el tiempo por la propia naturaleza de las partes implicadas. El clima en el trabajo es muy importante para la calidad de vida de las personas, ya que es una de las tareas que más tiempo nos ocupa a lo largo de la semana. Por ello, para ayudar a resolver conflictos entre varias empresas, entre jefe y empleado o entre empleados es muy aconsejable acudir a la Mediación Laboral y embarcarse en un proceso de este tipo.

Los conflictos escolares

Especialmente en tempranas edades, los conflictos  entre alumnos y entre profesores y alumnos son muy frecuentes. Hasta la fecha, las soluciones han sido muy primitivas: la imposición de castigos, expulsiones y sanciones. En los últimos años los casos de acoso escolar se han extendido y especialmente ante este hecho se ha impulsado la utilización de la Mediación Escolar para crear un clima de connivencia, ayudar a los alumnos a afrontar los problemas y detectar y prevenir este tipo de casos. En este sentido, enseñarles a proponer a los mismos alumnos una decisión para resolver sus disputas no solo les supondrá un paso en el mantenimiento de la paz en las aulas, sino un gran paso hacia la madurez.

Cuando necesito un mediador

Los conflictos comunitarios

Especialmente en las ciudades, puede ocurrir que la convivencia en las comunidades de vecinos no sea la deseable. Esto puede ser habitual incluso en las pequeñas poblaciones, en las que las relaciones vecinales pueden considerarse mas estrechas. El exceso de ruidos, las horas para tirar la basura o el mal uso del espacio comunitario pueden suponer problemas de convivencia.
Ante esta situación, una decisión impuesta –por un juez- o coaccionada –son soluciones que, si bien son contundentes, no erradican el problema vecinal. Siempre habrá un ganador, airoso, y un perdedor, frustrado. Es por ello que la mediación puede suponer un avance en estas relaciones, en la que ninguno de las partes se sentirá frustrada, sino partícipe de un proceso de conciliación.

 

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *