Los contratos en prácticas: el impulso que necesitas

Cuando buscas trabajo en LinkedIn, Infojobs o Indeed, observas como los empleos ofertados exigen un mínimo de experiencia. Si buscas hacerte hueco en el mercado laboral por primera vez, lo tienes ciertamente difícil.

Lo mas habitual entre jóvenes recién titulados es el contrato en prácticas, y decir ‘mejor que nada…’. Aunque algo frustrante, la realidad es así y como ha sido toda la vida, lo propio es empezar desde abajo.

No obstante, una cosa es empezar desde abajo y otra cuestión bien diferente es ser víctima de un fraude. Son muchas las empresas que utilizan este tipo de contratos para conseguir mano de obra barata. Sé que te ofreciesen uno de estos, probablemente lo cogerías, pero déjame informarte sobre tus derechos.

contrato de prácticas y formación

¿Se te puede aplicar este contrato?

Pues si tienes menos de 30 años, sí. Es mas, si superas esta edad puedes acceder a este contrato siempre y cuando no hayan transcurrido 5 años desde que finalizaste tus estudios. Elige bien donde quieres gastar tus dos años de prácticas para la titulación que tienes, pues no podrás estar siempre de prácticas.

Este contrato no podrá tener una duración inferior a 6 meses, ni podrás estar en esta condición mas de dos años. Aprovecha para volcarte al máximo y adquirir toda la buena experiencia que puedas, pues lo que te voy a comentar mas adelante te va a venir muy bien. Te pueden poner periodo de prueba -1 o 2 meses en función de tu cualificación-.

Y como retribución…

…experiencia y formación. Es broma, pero casi. Los contratos en prácticas están remunerados. Lo cierto es que no puedes cobrar menos del 60% de lo que cobra quien realice tus mismas funciones en la empresa. En muchas ocasiones cobrarás ‘conforme a convenio’, así que podrás consultarlo cuando desees. Presta especial atención, porque en ocasiones pueden tentarte con un falso tiempo parcial.

En tu segundo año en la empresa, dicho porcentaje no podrá ser inferior al 75%, y tanto en tu primer año como en tu segundo, nunca por debajo del Salario Mínimo Interprofesional.

Presta atención a las horas que debes trabajar, pues piensa que Siempre en proporción a las horas que trabajas.

contrato en prácticas

Que el contrato de prácticas, sea para formación.

Parece obvio, pero que no solo lo parezca. El contrato de formación es para formarse. De hecho, una de las obligaciones del empresario establecidas en el artículo 11 del Real Decreto 488/1998 es prestar formación.

Esto normalmente suele hacerse mediante la designación de un tutor –que te lo venderán como ‘jefe’-, fuera de tu puesto de trabajo y, como mínimo, debe destinarse un 15% del tiempo máximo de jornada laboral a este ámbito –los convenios colectivos pueden alterar la distribución de este tiempo-. Aprovecha este beneficio para ser el mejor.

Derechos post-contractuales

Y llegamos al final del camino, en el que has estado desarrollándote como profesional. ¿Y ahora qué? Si lo que te preocupa es la antigüedad, tranquilo, te la van a computar desde el primer día. Pero con un nuevo contrato que no sea el de formación -temporal, indefinido…- Si lo que quieres es irte –confiemos en que has encontrado una oferta mejor- puedes pedir un certificado de estancia en dicho lugar, que acredite la formación recibida.

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *