Accidentes de tráfico: Tips básicos para reclamar

Hablemos hoy de los accidentes de tráfico que causan un traumatismo menor en la columna vertebral. Y es que son muchos los accidentes de circulación que, por pequeños que parezcan, causan pequeñas lesiones que pasan factura a medio y largo plazo. La ley en la que se recogen estas y otras lesiones lleva por título Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor y trata de cubrir la responsabilidad derivada de accidente de tráfico, y su importantísima reforma: la Ley 35/2015, de 22 de septiembre.

Y es que queremos haceros conocedores de algunos puntos clave en toda reclamación que tenga como origen un accidente de tráfico, del que hayan derivado lesiones menores de columna vertical.

cómo cobrar una indemnización por accidente de tráfico

Sé paciente

Recuerda que lo importante es tener una correcta recuperación, y no una cuantiosa indemnización. Tómate el tratamiento que prescriba el facultativo con calma y con responsabilidad pues hasta que tus lesiones no se estabilicen no podrás reclamar. Una vez finalices el tratamiento, será cuando puedas lanzar tu reclamación a la compañía contraria, sin acudir a ningún juez, y aquella tendrá un plazo de 3 meses para responderte, plazo el cual deberás de respetar pacientemente.

 

Acude a urgencias

Lo que siempre debes de hacer después de un accidente de tráfico es acudir a un centro hospitalario. Deja de lado el ‘si no ha sido nada’ o el ‘podría haber sido peor’. Mejor prevenir que curar, y es que las cervicalgias, dorsalgias y lumbalgias –las lesiones vertebrales mas frecuentes- pasan factura a medio-largo plazo si no son tratadas correctamente. Además, si queréis reclamar, este requisito no puede faltar, y es que la ley nos da un plazo de 72 horas desde que ocurre el accidente hasta que se acude a urgencias. El resto del tratamiento podría facilitártelo tu propia compañía de seguros.

 

Acredita la culpa

Esta es la parte mas complicada. Y es que sin un responsable claro, la reclamación será difícilmente exitosa. Procurar rellenar la Declaración Amistosa de Accidente puede ser un buen inicio. Y es que, aunque no se llegue a un acuerdo sobre la responsabilidad, sí que puede llegarse a un acuerdo sobre la dinámica del accidente, el cual podéis dejar dibujado en el croquis. En segunda instancia, llamar a la Policía/Guardia Civil para que levante atestado puede ser una buena opción. Finalmente, y aunque lleva mas quebraderos de cabeza, siempre podéis echar mano de testigos, entre otros argumentos, que hayan presenciado el accidente. No olvidéis dejar sobre el papel qué objetos han resultado dañados en el accidente.

 

Mantén un tratamiento responsable

No por alargar mas tu tratamiento tendrás una indemnización mayor. Si bien es cierto que la ley habla de ‘actividades específicas de desarrollo personal’ estas suelen ser equiparadas con el periodo de baja laboral –ofreciendo 52€ por día de baja- o una prescripción de reposo absoluto para jubilados, niños o parados, por ejemplo, que no desarrollen ninguna actividad profesional. El resto de días, el valor indemnizatorio se reduce a 30 € -básicos- por cada día de tratamiento efectivo –y aquí es donde tenéis que acreditar que, efectivamente, es de un tratamiento real-.

cómo cobrar una indemnización por accidente de tráfico leve

La dichosa “baja intensidad”

En ciertas ocasiones, puede ocurrir que los daños de su vehículo –peritados por un especialista de su compañía de seguros- sean de muy baja cuantía –por debajo de los 300-400 euros de reparación comienza a peligrar-. En estos supuestos, las compañías de seguros –e incluso los jueces- no suelen conceder cuantía indemnizatoria alguna, alegando que existe una desproporción entre los daños materiales y los personales –adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción-.

 

Un accidente es difícil de llevar. La adrenalina del momento o la desorientación de los primeros días son elementos que no suman. Sin embargo, el no reconocimiento de una indemnización por los perjuicios causados puede suponer una verdadera frustración ante quien es un verdadero perjudicado.

Puede que también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *